(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "!A Buenos Aires! : viaje cómico-lírico en un acto y seis cuadros"

56 



4 



!A BUENOS AIRES! 



¡21 6iteitos 2lires! 

VÍATE CÓMICO-LÍRICO EN UN acto y seis cuadros 



ORIGINAL DE 



MANUEL ALTOLAGUIRRE 

Y 

NARCISO DÍAZ DE ESC0VAR 3 



MÚSICA DEL MAESTRO 



González Palomares. 



Estrenado con extraordinario éxito en el teatro de Carvantes 
de Málaga en la noche del 25 de Octubre de 1889. 



MALAGA. 

TIP. DE POCH Y CREIXELL. 
Calle del Marqués 4. 

1889 



PEH5GNA4ES. 



Un grumete .... 


Srta. 


Bayona. 


Trinidad. \ 




Moreno. 


España. }' 


)1 




D. a Mariana .... 


Sra. 


Barrera. 


Rosario. .... 


. Srta. 


Martínez (Edita.) 


Comadre 1 ;i . . . . 


>! 


Rossell. 


Comadre 2 a 


r> 


Oro vio. 


Comadre 3. a 


.i 


Molina. 


Una emigrante . . . 


' >i 


Acosta. 


Otra id. ... 


' •) 


Díaz (J.) 


Una cantaora. . . . 


)i 


N. N. 


Lucio Silba . . . , 


Sr. 


Sanjuan (J.) 


D. Lucas (agente) | 




Galán. 


Pepito i " 


ji 




D. Aquilino .... 


T, 


Guillen. 


Maleta. \ 
Un propagandista.» 


y. 


Rodríguez (A ) 


Un maestro. 1 




Hernández. 


Un inspector.! 


)?. 




Capitán del Ciutti. . . 


» 


Rodríguez. 


Guardia l.° ( 
Un novillero^ ' 


' n 


Torres. 


Uu periodista. . . . 


i) 


Rihuet. 


Guardia 2.° .... 


>i 


Prieto. 


Emigrante 1.° . . . 


i? 


Hueto. 


ídem 2.° . . . 


)i 


Alcoba. 


ídem 3.° . . . 


r 


Villalobos. 


Un mozo. / 




Dartidalongas 


Uu barquero. \ 


Jl 




Un guardia Argentino 


)i 


Dardini. 


Español 1.° . . . . 


n 


Prieto. 


ídem 2 o 


)i 


Alcoba. 



Un Torero.— Uu vendedor de periódicos. — Un sastre. - 
Una modista.— Una planchadora.— Una sirvienta. 
Coro de emigrantes. Marineros, Barrenderos, etc. 



Esta obra es propiedad de sus autores y nadie sin su per- 
miso, podrá reimprimirla ni representarla en España y sus 
posesiones de Ultramar, ni en los países con los cuales haya 
celebrados ó celebre en adelante tratados internacionales de 
propiedad literaria. 

Los autores se reservan el derecho de traducción. 

Los comisionados de la administración Lírico-dramática 
de U.EDUARDO HIDALGO, son los encargados exclusiva- 
mente deeoneederó negar el permiso de representación y del 
cobro de los derechos depropiednd. 

Queda hecho el depósito que marca la ley. 



CUADRO PR1MEKO. 



EN LA AGENCIA, 



Oficina de un memorialista.— Cartelones donde se lea: 
Hajensia de: emigr cisión se areglan ciocumetos.— Anuncios 
de vapores.— Mesa de escritorio.— Al levantarse el telón, 
aparece cerrada la puerta del foro.— D. Lucas arreglan- 
do unos papeles. 



ESCENA I. 



D. Lucas. 

El celo que me distingue 

no tiene comparación; 

no hay Agencia como ésta 

ni un agente como yo. 

Ayer escribiendo cartas 

en la plaza del Carbón, 

ganaba con gran trabajo 

una pesetilla" ó dos; 

ya me lleva á la fortuna 

mi agencia de emigración: 

por arreglar papelotes 

en la forma que sé yo; 

y decir que Buenos- Aires 

es una Jauja, un primor; 

y Rosario un paraíso, 

y Chile una admiración, ¿?nr»ri 

y que allí coge á puñados b(J6926 



- 6— 

el dinero un español, 

cada céntimo de antes 

se me trueca en un doblón; 

y á costa de cierta gente 

unos primos y otros no, 

es la verdadera Jauja 

mi agencia de emigración. 

Las nueve. Mucho he tardado: 

no he sido madrugador. 

¡Vaya si me aguarda gente! 

(Se oyen murmullos fuera.) 

¡Adelante el batallón! 

(Abre la puerta del foro, i 



ESCENA II. 

D Lucas, Guardias 1.° y 2.°, Coro. 

Los emigrantes entran precipitadamente: labradores, tullidos, cesantes, etc. 

Música. 

Aquí estamos todos 
Aquí estamos yá; 
pronto, muy deprisa 
queremos marchar. 

Si, si .. 
Vaya un jaleo 
vaya un mareo, 
de acá para allí, 
de allí para acá; 
bajar y subir 
subir y bajar. 

Coro de Hombres. 

El que quiera á Buenos- Aires, 
emprender una excursión 
pasará por un calvario 
de estación en estación, 

Coro de Mujeres. 
La que quiera á Buenos-Aires, etc. 



- 7 — 
Coro General. 

Primero á la parroquia 
después á la alcaldía 
luego á la escribanía 
y á la agencia después. 
Mas tarde á ver al cura 
que dé un certificado 
y luego al negociado 
por dos veces ó tres. 
Y el mismo camino 
á la otra mañana 
y en esto se ocupa 
toda la semana, 
y no falta alguno 
que triste se esté 
en esta faena 
un mes y otro mes. 



Emigrante. 
Una. 

Emigrante. 
Otra. 
D. Lucas. 
Voces. 
D. Lucas. 
Guardia 1.° 

D. Lucas. 



Guardia 1.° 

Emigrante. 
Guardia. 
D. Lucas. 



Hablado. 

Aqui estamos todos! 

Mis papeles! 

Mi certificado! 

Mi partida! 

Que hable uno primero! 

No, no! 

(A ios guardias.) ¿Pero ustedes que hacen aquí? 
Somos los representantes del Gobierno 
para que los españoles emigren con orden. 
Pues en nombre del orden, eche Vd. á 
esta gente á la calle y que entren uno 
á uno. 

Orden, señores; respeten Vdes. el tem- 
plo del patriotismo. 
Yo quiero mis papeles. 

¡Vaya! ¡.rUera!... (Desaloja con el sable en la mano.) 

¡Bravo, Coroneles! 



ESCENA III. 

D. Lucas, Lucio Silba, Guardias. 

(Los emigrantes tras la cortina.» 



Silba. 



¿Se puede: 



- 8 



D. Lucas. 
Silba. 
D. Lucas. 
Silba. 
D. Lucas. 
Silba 



D. Lucas. 
Silba. 



D. Lucas. 
Silba. 
D. Lucas. 
Silba. 



D. Lucas. 
Silba. 

D. Lucas. 
Silba. 

D. Lucas. 
Silba. 



D. Lucas. 
Silba. 

D. Lucas. 
Silba. 



D. Lucas, 
Silba. 
D. Lucas. 
Silba. 



Pase usted. (¡Que derrotado!) 

Supongo que ya sabrá V. á lo que vengo. 

No señor; no adivino .. 

Yo soy cómico, y me llamo Lucio Silba. 

¡Hombre! ¿Es nombre simbólico? 

No señor, que en mis tiempos conquisté 
muchos triunfos, pero perdí la voz porque 
cogí un pasmo. 

¿El Pasmo de Sicilia? 

No señor; el de Villanueva la Serena: y 
eso que era una villa muy serena. ¡Que no- 
che aquella! ¿Qué creerá usted que hizo el 
público después de tirarme flores, versos, 
coronas.?. 

Vaya V. á adivinar... 

¡Le prendió fuego al teatro! 

¡Que barbaridad! 

Además, yo soy una felicidad para las 
Empresas, porque no pago pupilage en nin- 
guna parte donde trabajo. 

¿Se lo disputan á V. los amigos? ¿Eh? 

No señor; yo duermo siempre en la cár- 
cel. 

Bueno. Y V. ¿que es lo que pretende? 

¿Yó? Viajar por cuenta del Gobierno Ar- 
gentino con misterio. Yo, tengo un plan. 

¿Revolucionario? 

No señor, curativo. Es una idea que me 
ha costado muchas noches de insomnio. 
Dicen que las comidas de á bordo son ma- 
las, pero no lo crea V. 

No, si yo no creo nada. 
Mire V , yo cada dos meses me reengancho 
en clase de emigrante, 

Bueno. ¿Y qué? 

Espere V., hombre, y no sea V. impacien- 
te. Llego á Buenos- Aires y al primer agen- 
te de policía que me encuentro, ¡pum! le 
doy un bofetón. Enseguida el Gobierno Ar- 
gentino me coge y me devuelve á España 
por vago y revoltoso; y durante ese tiem- 
po... como en el vapor. Ya aqui, vuelvo á 
emigrar, ¡y otro bofetoncito! Ya llevo siete. 

¿Siete bofetones? 

No, hombre, siete viajes de gorra. 

Pero ¿V. que es lo que quiere? 
¿Yo? Saber si llega mañana el vapor 
Ciutti porque mi estómago no puede resis- 



- 9- 

tir un dia mas. 

D. Lucas. ¿Y los documentos? 

Silba. ¿Qué documentos? Donde ha visto V. que 

un artista necesite pasaporte para entrar 
en su casa de huéspedes? Mire V., el capi- 
tán es mi patrona. y yo tengo á bordo ayu- 
da de cámara, cocinero, sastre y capellán... 

D. Lucas. ¿Capellán? 

Silba. Si, hombre. ¿Que le extraña á V? 



ESCENA IV 



Dichos y Maleta. (1.) 



Maleta. 
Guardia 1.° 
Guardia 2.° 

Guardia 1 ° 



Maleta. 
D. Lucas. 
Maleta. 



D. Lucas. 
Maleta. 



D. Lucas. 
Maleta. 



Silba 
Maleta. 



Buenos dias caballeros. 
(Aparte) Oye tú, este es el Maleta. 
Justo, el que mató á la Rita 
en la calle de la Peña. 
Y ha cumplido yá? 

No, hombre, 
ahora se halla con licencia. 
(A d. Lucas.) ¿V. me conoce á mí? 
No señor. 

¿Ni me recuerda? 
¿usted no ha visto matar 
entodavia al Maleta} 
Vamos, ¿que es lo que se ofrece? 
¿Que qué se ofrece? Esta es buena: 
Mire V., yo ya he matao, 
en Torróx, en Alcobendas, 
en Canillas de Aceituno, 
en Cártama y en Lucena; 
y por matar ¡He matao 
de un berrenchín á mi suegra! 
Bueno, ¿Y qué? 

Que ayer me dije. 
Reiflexiona tú, Maleta, 
el arte está aquí perdió. 
¡Ya se la dan á cualquiera! 
(Sorprendido-) ¿El que dan! 

¡La alternativa: 



il) El tipo de Maleta puede caracterizarlo, el actor, haciendo un torero andaluz ó 
madrileño, según sus aptitudes. 



io - 



D. Lucas. 
Maleta. 



Silba. 
D. Lucas. 
Maleta. 



Silba. 
Maleta. 



Silba. 
D. Lucas, 

Maleta. 
D. Lucas. 



Maleta. 



¡Si han salido más de treinta 
matadores de cartel 
que ni conoce su abuela! 
Desde que tomó D. Luis 
en Madris la plaza aquella, 
ya no torea en la Corte 
nadie que en algo se tenga. 
¡Hombre! ¿Quiere V. acabar? 
Vamos. ¿A que V. no acierta 
el porqué vá Salvador 
á cortarse la coleta? 
Porque tendrá mucho pelo. 
Le dolerá la cabeza... 
¡Quiá! V. no le conoce: 
!se la corta de vergüenza! 
porque aquí ya no echan toros 
de seis años la empresas, 
sino chotos, vacas suizas, 
y eso lo mata cualquiera. 
Y á mi me tienen envidia 
el Espartero y el Guerra, 
y por no quedar debajo, 
ellos conmigo no alternan. 
¡Puede! 

¡Ya lo creo que puedo! 
Pues yo me dije. Maleta , 
si quieres con disnidás, 
llevar el mote que llevas, 
y que te saquen en hombros 
al terminarse la fiesta, 
debes dejar la Península 
y marchar á las Américas. 
¡Como se ha puesto de moda! 

Allá Van las eminencias! Señalando para sí mismo. 

¿Pero V. tiene sacados 
ya sus papeles en regla? 
¿Qué papeles? 

Los que piden 
y hay que traerlos por fuerza: 
la partida de bautismo; 
del alcalde cuatro letras 
con expresión del oficio 
que usted aquí desempeña; 
el permiso de su padre, 
acta de conducta buena; 
certificado de quintas, 
el pasaporte y la cédula. 
¿Nada mas que eso me piden? 



11 - 



D. Lucas. 



Maleta. 

Silba. 

Maleta. 



D. Lucas. 
Maleta. 



D. Lucas. 



Maleta. 
D. Lucas. 
Silba. 
Maleta. 
Silba. 



Comparito... usté se queda: 

Diga usté, ipa sé arsobispo 

que es lo que pide esta agencia? 

Aquí no se pide nada; 

¿entiende usted! Bueno fuera! 

aquí el que paga se embarca, 

y el que nó se queda en tierra. 

¿Hace usté el favor de irse? a suba con misterio. 

Pues me gusta la franqueza. Retirase ai foro. 

Mire usté; pa entre nosotros, 

yo tengo una causa fea 

por mó de un alcalde é barrio 

que se empeñó en que yo hiciera 

un papel muy desabrido, 

y vamos, hubo quimera, 

y yo le di gusto al dedo 

y le rompí las dos piernas; 

con que si usté los papeles 

de aquí á mañana me arregla, 

yo le prometo un millón... 

¿Un millón! 

Si, hombre, á cuenta 
del parné que voy á ganar 
matando en aquella tierra. 
Bueno. Hablaremos mas tarde, 
Este usté á las seis y media, 
en el café de la Loba. 
Pues corriente. 

Adiós, Maleta. . 
Vaya con Dics, compañero. En la puerta, 
¿Compañero? Usté torea? 
Si señor, yo mato dramas.... 
(Y tú los toros degüellas.) 



ESCENA V, 



D. Lucas, Silba, Un guardia. 



Silba. 

D. Lucas. 
Silba. 
D. Lucas. 
Silba. 



¡Adiós Rafael! Valiente pelma! En cuanto 
llegue este chico a Buenos-Aires... 
¿Que pasa? 

Ño queda una res viva. 
¿Mata? 

¿Que si mata! Como yo; el hambre, si 



Una voz fuera 
Otra. 
Otra. 

Guardia 1.° 
D. Lucas. 



- 12 - 

una ocasión se le presenta. 
¡No tolero privilegios! 
¡Esto ya es una vergüenza! 
¡Guardia! Haga usté la cola! 
¿Yo? Que la haga tu abuela! 

¿Donde estarán los documentos de 

ÍIOS procesados? Buscando ¿obre la mesa. 

V 



aque- 



r,, T t 



Va, voy COn SU permiso... V ase por la derecha 



ESCENA IY. 



Silba, Trinidad. 



Trinidad. ¿Se puede? 

Silba. Pase Vd. señora. (¡Guapa chica!) 

Trinidad. Caballero... 

Silba. Señora. . 

Trinidad. ¿Es usted el padre de los emigrantes? 

Silba. No señora: son muchos hijos para mí... 

Trinidad. Quiero decir que si es Vd. el ángel pro- 

tector que los pone en camino. 

Silba. Ah! vamos: yo no pongo á nadie en ca- 

mino; pero es lo mismo. ¿En que puedo ser- 
virla h Vd? 

Trinidad. ¡Ay caballero! Yo era tiple. 

Silba. - ¿Contra... alto? 

Trinidad. No señor, contra la voluntad de mi padre 

que no queria que me pegase á las tablas. 

Silba. Le echaría á Vd. un capote?... 

Trinidad. No señor, quien me echó de la escena fué 

el empresario. 

Silba. Perdería Vd. la voz 

Trinidad. No señor, perdí las carnes, por efecto de 

una hemotisis, consecuencia de mis amo- 
res con un contrabajo ¡Ay que contrabajo 
aquel! 

Silba. ¿Rompió Vd. con él? 

Trinidad. Sí señor: con trabajo. Pues cómo le iba á 

Vd. diciendo, yo tuve que abandonar el 
arte. ¡Como ahora no sirven las tiples del- 
ga ditas! 

Silba. Ah! vamos, ¿Vd. se dedica al trabajo 

chico. 

Trinidad. Yo me dedico á toda clase de trabajos. 



Silba. 
Trinidad. 



Silba. 
Trinidad. 



Silba . 
Trinidad. 



Silba. 

Trinidad. 

Silba. 



Trinidad. 

Silba. 

Trinidad. 
Silba. 

Trinidad. 
Silba 



- 13 - 

Después entré de doncella en una casa. 

¿Después de salir del teatro? Que invero- 
similitud! 

Si señor, yo no servía: ya ve Vd. acos- 
tumbrada á otra cosa... y ahora quiero 
embarcarme. 

Hace Vd. perfectamente. 

Lo que no sé, es si podré marchar en el 
vapor que sale mañana, porque como no 
tengo los papeles listos... 

No le hace. Si Vd. quiere, yo me compro- 
meto á que se embarque Vd. sin necesidad 
de esos requisitos. 

¡Ay! caballero! Vd. es mi providencia: 
porque, créame Vd. á mi, en España ya no 
puede vivir ningún artista... 

Dígamelo Vd. á mi: yo también lo soy. 

¿De ópera? 

Yo toco todos los géneros; pero ahora 
me he hecho comisionista; y si Vd. me 
autoriza, yo la acompañaré al propio Bue- 
nos Aires y le buscaré una contrata. ¿Usted 
que hace? 

¿Yo? 

¡Ay que té, ay que té! (1) 

¡Ay que té? Veinte duros diarios, dos be- 
neficios y la mar de pretendientes tontos! 

¿Todo eso me vá Vd. á dar? 

No! pero lo encontrará Vd en Buenos 
Aires. ¿El brazo? 

(Es muy simpático este comisionista.) 

(Yo me pierdo en este viaje.) 

Mutis por el foro. 



e (1) En las poblaciones donde no sea popular Eí pinto del ¡lia, puede sustituirá 
sta frase por el 'Cariño' del Certamen, ú otra análoga e 



- 14 



ESCENA VIL 



D. Lucas y D. Aquilino. 



D. Lucas. 



D. Aquilino. 



Ya están aqní estos papeles, Revisándolos, el 
Chato,-, el Jurelillo,.. el Chinche grande,.. 
el Chinche chico,., el Padre Eterno... el Ra- 
ta,., el Ratón,.. elChirri,.. el P ¿aneja,.. (1) 
¡Valiente resfuerzo va á entrar en la Repú- 
blica Argentina! 

Entra precipitadamente y no cesa de mirar hacia la puerta con 
miedo. 

Yo soy un marido 
que es muy desgraciado 
y las horas cuenta 
por sus malos ratos. 
¡Qué vida mas triste 
la vida que paso! 
ya estoy decidido, 
me marcho, me marcho. 
Mi esposa es un tigre 
una hiena, un leopardo. 
Sus uñas son uñas 
que parecen clavos, 
y con sus pellizcos 
me seca los brazos. 
Si miro á la rubia 
de aquel sotabanco, 
ya no tiene duda 
de que yo la amo; 
si por una calle 
cuatro veces paso, 
señal de que un lio 
en la calle aguardo. 
Me riñe si corro, 
me riñe, si ando, 
me pega si miro, 
me araña si hablo... 
me insulta si rio 
me ofende si escapo. 
¡Y siempre la llevo 
pegada á mi brazo! 



(1) Estos nombres deben ser sustituidos por los de los tomadores mas conocidos 
de la localidad donde la obro se represente. 



t). Lucas. 
D. Aquilino. 



D. Lucas. 
D. Aquilino. 



- 15 - 

No es mala tormenta 

la que le ha tocado. 

Mi vida no es vida, 

es solo un calvario 

cubierto de espinas 

que me han destrozado. 

Estoy decidido, 

lo dicho, me marcho, 

á los Buenos Aires 

ó á los Aires malos, 

que este que aquí sufro 

es aire colado. 

¿Están mis papeles? 

En regla quedaron, seíos entrega. 

Sí viene mi esposa 

no diga que marcho, 

no le diga nada 

por todos los Santos. 

Feliz ya me creo; 

me escapo, me escapo. 

¡Que vivan los libres 

y vivan los barcos 

que á América llevan 

á los desgraciados. 

¡Al fin he vencido! 

al fin he triunfado! 

Todo está dispuesto; 

¡Me embarco, me embarco! Mutis por la derecha. 



ESCENA VIII. 



D. Lucas, D. a Mariana y Rosario, con una jaula de canario. 



D. Lucas. 

D. a Mariana. 
D. Lucas. 
D. a Mariana. 



Este es de los que emigran con razón. Yo 
no me explico que nadie se vaya á Buenos 
Aires como no sea huyendo de su mujer, 
de su suegra ó de la justicia... 

Entra muy sofocada por el foro. 

¿Ha venido ese hombre? 

¿Que hombre, señora? Han venido tan- 
tos... 

¡Mi marido! No me lo niegue Vd: se ha 
propuesto emigrar, pero como le coja en 
el vapor le ahogo ¡Vaya si le ahogo! El 



16 - 



D. Lucas. 
Rosario. 
D. a Mariana. 



D. Lucas. 
D. a Mariana. 

D. Lucas. 
D. a Mariana. 



D. Lucas. 
D. a Mariana. 



D. Lucas. 
D. a Mariana. 



tuno quiere abandonarnos. Claro! cómo 
que á Buenos- Aires se van todos los vagos! 

Señora: no le falte Vd. el respeto á una 
cosa tan sagrada como la emigración! 

Mamá, vamos: puede que ^encontremos 
en el Muelle. (Con eso veré á mi novio ) 

Si señor: el muy pillo se vá huyendo de 
mi: ayer se lo dijo á D. Torcuato, un amig-o 
nuestro, muy aficionado á los chismes. 
«Por no ver á mujer soy capaz de dejarme 
apresar por Camila la de los Bocoyes...» Fi- 
gúrese Vd: ¡Una mora que será muy bo- 
rracha! 

Señora, cálmese Vd... 

Lo que yo quiero es que me dé Vd. un 
pasaporte cueste lo que cueste... 

Si hay empeño... 

Ya lo creo que hay empeño. Como que 
hasta los colchones ha dejado empeñados 
ese tuno antes de irse. 

Bueno: vuelva Vd. mañana... 

¿Volver yo! Ahora le busco; vaya si le 
busco! Yo necesito seducir al capitán... Si 
señor, le seduciré... y me entregará mi 
presa! 

Me parece que la presa va á ser Vd. 

Anua niña, y no traquetees mucho el pa- 
jarito. Mutis. " 



ESCENA IX: 



D. Lucas, Dos Guardias. 

Los guardias entran con mucho misterio y le rodean. 



D. Lucas. 
Guardia 1.° 
Guardia 2.° 
Guardia I o . 



D. ¡Lucas. 
Guardia 2.° 

D 4 Lucas. 



Gracias á Dios que se fueron.., 
Don Lucas mucho ojo.,. 

Y mucha nariz... » 
Tenemos orden de cojer á un pájaro de 

cuenta que se quiere marchar á Buenos 
Aires. 

¡Ah pillo! Burlar la ley de ese modo... 

Y á un chico que aun no ha entrado en 
quintas. 

¡Ah tunante! 



- 17 - 

Guardia 1.° Y á una mujer casada. 

D. Lucas. ¡Ah infiel! 

Guardia 2.° ¡Y á un recaudador de Contribuciones! 

D. Lucas. ¡Ah valiente! 

Guardia I o ¡Y á seis hijos de familia! 

D. Lucas. Pues al muelle. Vamos, y yo os indicaré 

SÍ COnOZCO á alguno.... Mutis. 



FIN DEL CUADRO PRIMERO. 



CUADRO SEGUNDO. 

¡A PERRA CHICA AL VAPOR! 



El muelle de Málaga. — Los Sres Directores de escena 
pueden sustituir esta decoración por la del puerto de la 
población donde la obra se represente. — A la derecha del 
espectador un embarcadero. — En el fondo grupos de emi 
grantes con los instrumentos del trabajo y sus equipajes. 

Emigrantes, barqueros, vendedores, chiquillos, etc. . 



ESCENA I 



UN PROPAGANDISTA; TRES COMADRES, El CIEGO DE LOS TANGOS, 
UN BARQUERO, Un VENDEDOR DE PERIÓDICOS. 

Coro General 

Somos los españoles 

que á Buenos- Aires huyendo van; 
somos trabajadores 

que aquí en España no caben ya. 
Emigrante 1.° Me persigue el casero 

me acosa cruel. 
Emigrante 2.° Yo cada cuatro pasos 

me encuentro un inglés. 
Emigrante 3.° Yo tengo una suegra 

suelta y sin bozal. 
Emigrante 4 ° Yo soy maestro de escuela 

y no hay que decir mas. 



- 19 



Un PROPAGAN' 

DISTA. 



Coro General. 
Somos los españoles etc. 

UNA MODISTA. Treinta durOS por COSer. Leyendo un periódico. 

Una cocinera. Quince pesos por guisar. 
Una Menegilda Gana doce una mujer 

por barrer y por fregar. 
Un sastre. Ocho pesos dan allí 

por cortar un pantalón. 
Un torero. Yo alternando como aquí 

pienso hacer un fortunon. 

Coro General. 

Somos los españoles, etc. 
U.\ T barquero. ¡A perra chica al vapor! Quien se viene? 
Un ciego. ¡Vale cinco céntimos La Union Mercantil 

(1) de hoy, con la carta de los emigrantes; 

trae para que lean con todos sus detalles 

lo que han hecho los moros con los cauti- 
vos de Alhucemas! 

Este papel es la fija 

y me sostengo en lo dicho; 

no hay un país como aquél 

y todos debemos irnos; 

En llegando un español 

al muelle... ¡por Jesucristo! 

¡Si se dan de bofetadas 

por ofrecerle un destino! 

Digo, ¡pues si es española! 

entonces entra el delirio. 

Allí no existen miserias 

ni circula un perro chico: 

todo se paga en papel, 

hasta una caja de mixtos. 

La tierra está regalada: 

á mi el gobierno Argentino 

me dio cuatrocientas leg'uas 

tan solo por el cultivo. 

Pues, ¡Y la carne! Y el pan! 

Y el aguardiente? Y el vino! 

¡La carne solo la comen 

los perros y los mendigos! 

Señores, esto se prueba. 

con datos; nada, lo dicho: 

el que se queda es un tonto 

y el que no se embarca un primo. 



1 1 1 Kl nombre de este periódico puede .ser sustituido por 

de la localidad. 



leí diario mas popular 



Comadre 1. a 
Comadre 2. a 
Comadre 3. a 

Comadre 1. a 
Comadre 2. a 
Ciego. 



- 20 - 

Y le sobra la razón!.. 
¡Como miente el Señorito! 
¡Claro! esta subvenciónelo 
por el gobierno argentino. 
Ahí viene el tio de los tangos. 
También ese está vendido. 

Quien me compra el tango de Buenos 
Aires? Cinco céntimos. ¡Que bueno viene 
el papelito... 

Cantado. 

El que á Buenos Aires 
se quiera marchar 
muchas cosas buenas 
por allí verá. 



llega 



Allí los gobiernos 

á todo el que 

me lo nombra alcalde 

ó gobemaor, 

si es hombre leio 

y muy escribió 

y es un hombre honrado 

y trabajador. 

El que á Buenos Aires, etc. 

Yo sé de una chica 
que fué á Buenos Aires 
buscando fortuna 
y al cabo la halló: 
hizo de modista, 
después de criada 
y mas tarde hizo... 
lo que me sé yó. 



ESCENA II. 



D. Aquilino, Un Maestro, Emigrantes. 

I). Aquilino aparecerá cargado de maletas y sombrereras. 

D. Aquilino. Ya estoy libre de mi mujer. ¡Que viva 



- 21 - 



Maestro. 



D. Aquilino. 
Maestro. 
D. Aquilino. 
Maestro. 

D. Aquilino. 
Maestro. 

D. Aquilino. 
Maestro. 



D. Aquilino. 
Maestro. 



D. Aquilino. 
Maestro. 
D. Aquilino. 
Maestro. 



D. Aquilino. 

Maestro. 
D Aquilino. 
Maestro. 
D. Aquilino. 



la emigración! Nunca me ha parecido el 
mar tan hermoso. 

(¿Donde se habrán metido mis compañe- 
ros de infortunio?) Caballero: ¿Ha visto Vd. 
por aquí unos emigrantes muy derrotados? 

No señor, yo no veo hoy nada. 

¿Está Vd. ciego? 

Si señor de alegría. 

¿Conque vamos á ser compañeros de 
viaje? 

Así parece. ¿Vd. tiene muchas ganas? 

¿De comer? Si señor; yo siemprre las 
tengo. 

No, hombre... de embarcarse. 

También. Dicen que hay motines á bor- 
do por la mala calidad del rancho; pero 
tenga Vd. la seguridad de que yo no me 
sublevo; mi estómago será el que se suble- 
vará tal vez al sentir los vapores descono- 
cidos de un bisteck. 

¿Tan mal le vá á Vd. en España? 

Ya lo creo. Mire Vd. yo era maestro de 
Monte de oro, y nó me pagaban. Después 
me destinaron á Comelón; ya ve Vd.; bro- 
mitas del Gobierno; mas tarde me trasla- 
daron áMarmolejo. ¡Que sarcasmo! Á Mar- 
molejo, 3^0, que no he podido padecer nun- 
ca del estómago. ¿Que creerá Vd. que he 
comido desde ayer... 

No puedo adivinar, 

Una media... 

Uf . ¡Que asco! 
No, hombre: una media tostada sin mante- 
ca ¿Y Vd, irá á Buenos Aires en busca de 
trabajo..? 

¡Quiá! Al contrario: voy huyendo de los 
trabajos que me hace pasar mi mujer. 

¿Riñe? 

Y pega... y araña. 

¿Y muerde? 

No señor; eso es lo único que no hace 
porque le faltan los dientes. Vaya, voy á 
embarcarme... ¡Adiós patria mía! 

Coge al maestro de la mano con actitud melodramática. 

¡Si oís contar de un náufrago la historia 
ya que en la tierra hasta el amor se olvida .. 
decid que se murió lleno de gozo 
con tal de no ver más a su costilla ¡ Mutis 



22 — 



ESCENA III, 



Un Maestro, Un Barquero y Emigrantes 

Barquero. ai maestro. Caballero, ¿quiere Vd. que le 

lleve el equipaje? 
Maestro: ¿A mí? Pero eso es conmigo? Tengo yo 

todavía cara de llevar equipaje? Gracias, 

hijo, lo llevo todo conmigo. 
Barquero. Pues no lo veo. 

Maestro. Ah! ¿Tú no lo vés? Pues ni yo tampoco. 



ESCENA IV, 



DichoS; Trinidad y Silba del brazo. 



Silba. 

Trinidad. 

Silba. 

Trinidad. 

Silba. 



Vamos, prendecita mia, que ya está im- 
paciente el vapor por albergar un cuerpe- 
cito como ese. 

¡Que guasón es Vd.! pero ¿nos dejarán 
embarcarnos? 

Ya lo creo. Yo tengo vara alta con el ca- 
pitán. ¿Y Vd. se marea? 

No he probado nunca, pero el olor de la 
brea me trastorna. 

Pues ya verá Vd. lo que es bueno. En la 
cámara de señoras van trescientos chi- 
quirritines. Mutis. 



ESCENA V, 



Un Maestro, Barquero, D. ;i Mariana, Rosario y Pepito. 



D. ;i M uci.ww. Vamos niña ¡Y ese pillo sin parecer! Co- 

mo le coja á bordo se baña está tarde. ¡Va- 
ya si se baña! 



OQ 



Rosario. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 



Barquero. 

D. a Mariana. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Peptto. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 
Rosario. 

Pepito. 



Mamá, allí viene Pepito, mírale. Si se irá 
también á Buenos Aires. 

Déjame de sietemesinos. Buena estoy yo 
ahora para pensar en esas cosas. 

Se... ñoras. 

Ay! Tu por aquí? 

Si .. mo...na mia. 

Estoy muy triste. 

Y yo tam. .bien 

Aibaíquero. Diga Vd., barquero, ¿ha visto 
Vd. pasar por aquí á un señor viejo con una 
nube en un ojo? 
Señora,., ¡lian pasado tantas nubes!.. 

Le diré á Vd... Continúan el diálago en voz baja. 

Voy á embarcarme. 

Yyo... tam... bien, 

Me voy á Buenos Aires. 

Y yo tam... bien. 
Mi papá es un pillo. 

Y yo tam .. bien... Digo no... 

Mi papá se vá huyendo de mi mamá, por 
que dice que ya no puede mas. 

Oye, ¿Que es lo que no pue... de tu 
pa . pá? 

Aguantar á mi mamá, hombre. 

Mira, vamos á fu... fu... fu... 

Hijo, no hagas mas el gato, que me po- 
nes muy nerviosa. 

A fu... gamos. 

Yo me voy con mi mamá. 

Pues yo con tu ma...má no me es.. ca..po. 

Ea, niña, vamos á embarcarnos. 

Y yo tam... bien. 

¿Usted? Pero Vd. que va á hacer en Bue- 
nos Aires? 

Voy á ha... cer áRo... sa. .rito fe . liz. 

¡Allí no quieren micos! 

Pues en .. tonces no la van á de... jar á 
Vd. desem... barcar. 

Vamos, niña. 
a Pepito. Un viaje contigo ¡Qué feliz soy... 
Iremos juntitos! 

No.: los hom...bres van en un lado... y 
las mu... jeres en otro. Los italianos son 
muy pre.. cavidos. Mutis. 



24 



ESCENA VI. 



Un Maestro. 



Un Periodista, Un Torero, Un Entusiasta, 
Coro 

(Este será un emigrante.) ai maestro. 
Dispense Vd., caballero. 
¿Se han embarcado ya muchos? 
Si señor; mas de quinientos. 
Esto parte el corazón, 

La orquesta preludia la marcha fúnebre de Chopin. 

¿Eh? Que pasa? Es un entierro? 
Ño señor, algo mas triste; 
es que se van los maestros 

Desfilan quince ó veinte maestros de escuela, mustios y desfallecidos, en direc- 
ción al embarcadero, al compás de la marcha fúnebre de Chopin. Al desaparecer el 
último, hace transición la orquesta y preludia la marcha de Pepe-Hil lo . Dentro se 
escuchan voces de júbilo. 

Periodista. 

Maestro 



Periodista, 



Maestro. 
Periodista. 



Maestro. 



¿Y ese clamor que á mi llega? 
Que significa ese estrépito? 
No tema usted, que no es nada: 
es que se divierte el pueblo. 



Sale la multitud llevando en triunfo á un torero con trage de plaza: de este papel 
se encargará una corista joven: la muchedumbre atravesará rápidamente la escena, 
vitoreándole. 



Un Entusiasta. 
Voces. 

Un Entusiasta; 



Maestro 

Periodista. 
Maestro. 



¡Viva el Guerra! 

¡Viva! Viva! 
¡Viva el rey de los toreros! ai maestro. 
De tres estocadas tres 
toros, Eh! Si será bueno! 
Ya se ha ganado mil duros. 
Aprenda usted este ejemplo: 
desde que estoy enseñando 
yo no he ganado ese sueldo. 
Este es el pueblo español, 
el que goza. 

¡Pobre pueblo! Vase el periodista. 



Vase. 
Al periodista. 



ESCENA VII. 



Un Maestro, Maleta, Dos Guardias. 
Maleta. Pues señor es un barbián 



- 25 



Guardia 1.° 
Guardia 2.° 



Maleta. 
Guardia 1.° 

Maleta. 
Guardia 1.° 
Guardia 2.° 
Maleta. 

Guardia 1.° 
Maleta. 



aquel gachó: yo ya tengo 

el billete en el bolsillo 

y en regla mis documentos, salen ios guardias. 

¿Eh? Dos guardias: Si vendrán... 

alguna guasa me temo. 

Oye, que se vá el Maleta. 

Adiós, ya murió el toreo 

y la afición en España 

Buenas tardes. 

Caballeros... 
¿Qué? Te vas á Buenos Aires 
y nos dejas? 

Por supuesto. 
¿Se te ofrece alguna cosa? 
¿Acaso quieres dinero? 
No, gracias: (Habrá panolis! 
si me cogen me divierto.) 
Que lleves feliz viaje. 
Lo llevaré, ya lo creo. 

Mutis. El maestro se dirige hacia el embarcadero, 



ESCENA VIII, 



Maestro, Dos Guardias. 



Guardia I o . 

Maestro 
Guardia 1.° 
Maestro. 
Guardia 1.° 
Maestro. 

Guardia 1.° 
Maestro. 

Se lo llevan amarrado codo con codo. El maestro representará un tipo de edad muy 
avanzada. 



No me gUSta ese Señor. Reparando en el maes tro. 

Espere usted caballero. 
¿Eh! 

Va á venirse conmigo. 
¿Con usted? 

Si señor, preso. 
¡Cómo! Porqué? Que injusticia! 
Pero, ¿porqué? no lo entiendo. 
¡Porque usted no ha entrado en quintas! 
Este ha sido un atropello! 



FIN DEL CUADRO SEGUNDO. 



CUADRO TERCERO. 

ENTRES POR UN PUNTO, 

La escena representa la bodega del vapor Ciutti. 

ESCENA I. 

Silba, Maleta, Pepito, Emigrantes. 

Maleta. Vaya, muchachos, venid, 

veréis que pronto la armamos; 
aquí que nadie nos vé... 
(os dejaré sin un cuarto.) 

Se sienta en el suelo y saca una baraja: los emigrantes le rodean. 

Hay dos duritos de banca... 
Silba. Usted estará arruinado. 

Maleta. ¿Porqué me dice usted eso? 

Silba. Porque tan fuerte jugando, 

no hay fortuna que resista, 

si se talla, esos quebrantos. 
Maleta. Usted se quiere quedar... 

Emigrante 1.° Dos reales á ese caballo... 
Emigrante 2.° Entres por un punto! 
Emigrante 3.° ¡Juego! 

Veinte céntimos al basto. 
Pepito. Una peseta á la so. .so... 

Maleta. Pero hombre... ¿Está usté arreando! 

Pepito. Alaso...ta. 

Maleta. Pues ya es tarde 

por que la sota ha ganado. 

Los actores acompañarán con la acción el diálogo. Maleta baraja de nuevo. 



- 27 - 



Silba. 
Maleta. 



Pepito. 
Silba. 
Maleta. 
Pepito. 

Silba. 

Emigrante 1° 
Maleta. 
Emigrante 2 ° 
Maleta. 
Emigrante 1.° 
Emigrante 2.° 

Emigrante 1.° 

Pepito. 

Maleta. 

Pepito. 

Silb.^. 

Pepito. 

Silba. 

Maleta. 

Pepito. 

Silba . 

Pepito. 

Silba. 

Pepito. 

Maleta. 



Cinco céntimos al rey. 

No juegues fuerte, muchacho: 

venimos á distraernos 

pero no para pelarnos. 

Dos re...a..litos al ca...ca... 

Digo, está cacareando. 

Pero, hombre... ¿va usté á poner? 

Quise decir al ca. .bailo. 

Si no me de. ..jan hablar. 

(Como pueda, lo levanto.) 

Una peseta á ese ás. 

¿De boquilla? Aún es temprv.no. 

Dos perritas á ese siete. 

Señores, está abonado. 

Levantándose. ¡Maldita sea mi suerte! 

Este el pego está tirando. 

Te dije que no jugaras. 

Me ha dejado sin un cuarto! 

Una pe ..se...ta al re. ..re... Mi. 

Hombre! Está usted solfeando? 

¡Mi. .a! 

¿Que está usté diciendo? 

Mia. La que usté ha tomado! 

Vamos, hombre, usted delira. 

Haya orden, ciudadanos! 

a silba. ¡Es usté un levan, .ta muer 

¡Monigote! 

¡Ma...ma.. rracho! 
Le voy á romper la fila! 
¿Us...ted á mi! 

¡Malo., malo..! 



La cobra Silba. 



.tos! 



ESCENA II 



Dichos y el Inspector. 



Maleta. ¡El inspector! Guarda eso! 

Todos se ponen de pié: Maleta entrega precipitadamente 

baraja á Silba que la esconde en el sombrero. 

Inspector. ¿Estáis contentos muchachos? 

¿vais á gusto en el machito? 

La verdad... ¿os falta algo? 
Maleta. No señor, somos felices! 

iSi está muy bien este barco! 

Aparte de que las camas 



la 



Silba. 
Maleta. 



Inspector. 



Silba. 
Maleta. 



- 28 - 

no son camas, sino bancos, 
y que vamos como arenques, 
y que ese maldito rancho 
que el demonio que lo coma 
á todos nos tiene malos. 
¡Menos á mi! 

Y que se han muerto 
tre? mujeres y un anciano, 
hay quien dice que de hambre 
y hay quien dice que de asco, 
nosotros vamos muy bien, 
ya lo creo, entusiasmados. 
Es preciso que se sepa 
por el gobierno este rasg-o. 

Escribiendo en un libro de memorias. 

«Los emigrantes del Ciutti 
altamente emocionados, 
me encarg-an haga presente 
que van gozosos del trato, 
que nadie se muere á bordo 
que el camarote no es malo 
y todo lo que aquí existe 
bueno, bonito y barato! 
Ya están ustedes servidos. 

Suena una campana. 

A comer, ¡vamos andando! 
Asi se escribe la historia. 
Gracias que se escribe algo. Mutis 



FIN DEL CUADRO TERCERO, 



CUADRO CUARTO. 

SOBRE CUBIERTA, 



La escena representa la cubierta de un vapor.— Horizon 
te de crepúsculo.— Grupos de emigrantes, marineros, etc.— 
Al levantarse el telón aparecerá el coro formado en fila en 
dos grupos; y llevará el compás de la barcarola con un ba- 
lanceo poco exagerado. 

El coro de mujeres vestirá el traje de marineros con 
malla 



ESCENA I, 



Un Grumete, Trinidad, D. a Mariana, Rosario, Silba, 
Maleta, Pepito, Emigrantes. 

Música. 

Coro General. 

Ya las sombras de la noche 
oscurecen tierra y mar, 
y la luna en el espacio 
sus fulgores muestra va 

Marineros 
ya es hora 
de descansar, 
que la ruda faena 
terminó ya. 



- 30 - 

Grumete. 

No hay vida como esta vida 
escuchando sin cesar 
los rumores de los vientos 
y murmullos del mar. 



Coro. 



Coro. 



No hay vida como esta vida, etc. 

Grumete. 

Ni los mares me dan miedo 
ni temo la tempestad, 
que se consuelan mis penas 
entre el beber y el cantar, 

Ni los mares me dan miedo, etc. 



Maleta- 



Pepito. 

Silba. 

Pepito. 

Trinidao. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 



SILBA. 

Pepito. 
Silba. 



Pepito. 



Hablado. 

Tiene un pito ese grumete 

que vale mucho, de veras; 

pero donde está un tanguito 

ó están unas malagueñas, 

boca abajo todo el mundo. 

Y mu. ..cha ver. ..dad que es e ..sa. 

¿Usted canta? a Pepito. 

Tam.. bien can...to. 
Que cante una malagueña. 
Ro...sario ¿quie...res que cante? 
Canta todo lo que quieras. 
To...ca Ro...sario. 

¡Que es eso? 
..tarra. 

¡Ya! 

Ven..ga. 
be... be.. 

Imita el balido de la oveja cantando. 

¡Calla, carnero! 
No es ..toy en voz... 

Se celebra, 
porque está aquí Trinidad 
que es la mujer mas flamenca 
de todas las emigrantes 
de la clase de doncellas. 
Trinidad, echa una copla. 
Eche usted cua...tro do., .cenas. 



Si es la gui 



Dos... be. 



Trinidad. 



Maleta. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

Silba. 

Trinidad. 

Maleta. 

Trinidad. 



- 31 - 

Cantado. 

«En los cielos iba á entrar 
cuando me dijo San Pedro 
si no la olvidas no entras 
y me volví desde el cielo.» 

Viva tu pare, tu mare, 
tu abuela, tu bisabuela... 
Es cantárida. 

Lo és. 
¡Otra copla! 

¡Vaya! 

Venga. 
«Te vi sentada á mi puerta 
esperando una limosna; 
mira lo que son los tiempos, 
mira lo que son las cosas.» 



ESCENA II 



Dichos y el Capitán. 



Capitán. 

Silba. 

Capitán. 

Silba. 

Capitán. 

Maleta. 

Silba. 



Pepito. 

D. a Mariana. 

Silba. 

Trinidad. 



Voto á Baco! Basta de causioni que hay 
moltos emigrantes dormitando! 

¿Durmiendo? Quia! Si aquí no se duerme. 

¡Eh! Per la Madonna!! 

¡Luego hablan de la dulzura de los ita- 
lianos! 

Biiona sera. Mutis 

¿Qué será eso de cera? Si nos habrá creí- 
do rapavelas! 

Vaya Vd. con Dios señor capitán /Ma- 
carrón// Vaya, jóvenes, no hay que hacer 
caso de estas cosas. Hay que organizar di- 
versiones, para hacer menos penoso el cal- 
vario de la emigración. Propongo una re- 
presentación teatral al aire libre. 

Bra... vo. 

Pero que sea honesta. 

Si señora... ensayaremos \Al agua patos! 
y el café de caracolillo. 

¡Ay! no me recuerde Vd. mis triunfos del 
teatro! 



- 32 - 



Rosario. 
Pepito. 

Maleta. 
D. a Mariana. 
Silba. 

D. a Mariana. 
Maleta. 

D. a Mariana. 

Maleta. 

Silba. 

Rosario. 

Maleta. 

Rosario. 

Pepito. 

Silba. 

Todos. 
Silba. 

Pepito. 

Maleta. 

D. a Mariana. 

Rosario. 
D. a Mariana. 
Maleta. 
Silba. 

Maleta. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Silba. 

Pepito. 



Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 



Por supuesto Pepito, tu no trabajarás. 

¿No quie... res mo .. no... na mia que 
luz... ca mis pan... torrillas? 

¿Y qué obra se va á representar? 

¿O á ejecutar? 

Haremos D. Juan Tenorio. Vd. D. a Ma- 
riana hará de D. a Inés después del rapto 

¡Ay que hombre tan grosero! 

Los papeles de muertos se reservan á los 
emigrantes. 

¿De muertos? 

Si, de muertos de hambre. 

El escultor lo hará el cocinero. 

¿Porque no ponemos el Herodes? 

¿Para qué mas Herodes que la empresa 
de la emigración? 

A mi lo que me gusta es la Pasión: tu, 
Pepe harías también el Cristo! 

El Cristo lo ha... go yo des... de que co... 
nocí á tu ma... má. 

Señores, señores, se me ocurre una idea., 
es un juego de manos origínalisimo. ¿Quién 
me presta dos pesetas? 

Eh!.. fuera!.. 

Señores... señores... ¿no vale mi crédito 
dos pesetas?.. 

Pero... usted cre...e que si hu... biera dos 
pe... setas á bordo esta. . riamos aquí?.. 

Vamos á jugar un ratito al toro... (A ver 
si se pesca algo ) 

¡Qué lástima que no estuviera aqui mi 
marido! 

¡Mamá! 

Le tiene una afición loca! 

Yo mato recibiendo. 

Recibiendo una silba. 

Siempre está Vd. jugando con su ape- 
llido. 

¡Oh que i. ..dea! Ha ..gamos. 

¿Qué, vidita? 

Ca...rreras de bu...rros. 

¿Y quien va á hacer de burro? 
Yo... yo... he visto u...na recua en la be. - 
dega, Ro...sarito... vamos á to...mar la... 
lu...na. 

Por la popa me dá mucha vergüenza. 
Aquí no pue...do rap... rap. . 
¿Vas á tocar el tambor? 



33 - 



Pepito 

Rosario. 

Pepito. 

Maleta. 

Silba. 

Maleta. 

Silba. 

Maleta. 

Silba. 

Maleta. 



Silba. 



Maleta. 

Silba. 
Maleta. 



Silba. 
Maleta. 



Raptarte. 

Dame la mano que tengo mucho susto. 

To...ma las dos y quí...siera tener cua...- 
tro para dar. ..telas tam...bien. van.se. 

Ya es hora de dormir. 

¿Donde se habrá metido mi doncella? 

Me parece que está allí de palique con el 
capitán. 

¿También con ese? 

Con ese no hay cuidado. 

Oiga Vd., si pudiéramos pescar una bo- 
tella de Manzanilla. 

¿Manzanilla aquí! Vd. está loco: ya nos 
contentaríamos con dos copas de aguar- 
diente. 

Mire Vd. como dicen que tarde ó tem- 
prano se marea uno antes de llegar á Bue- 
nos Aires, yo prefiero el mareo del vino al 
del agua. 

Se ven atravesar la escena parejas de emigrantes. 

No ve Vd., ahora suben muchas parejas 
de la fosa común. 

¿De la fosa común? 

Si, hombre, del camarote general con op- 
ción á una epidemia; y mire Vd. que casua- 
lidad en cada grupo vá una ella y un él. 

Costumbres de á bordo. 

Diga Vd. costumbres de todas partes. 



ESCENA III 



DICHOS Y D. AQUILINO, vestido con un capote y llevando en la mano un farol. 



D. Aquilino. 

Maleta. 
D. Aquilino. 



Maleta. 
D. Aquilino. 
Silba 



Vamos, á los camarotes, que es tarde y 
tengo esa consigna. 

Calle, pues si es un paisano. 

Convertido en sereno, gracias al capitán 
que me ha escogido para este dificilísimo 
cargo. Así entro y salgo por todas partes. 
¡Si me viera mi mujer! 

¿Piensa Vd. en ella? 

A todas horas. 

¿Su recuerdo está en pié?.. 



D. Aquilino. 



- 34 - 

Quiá! Le tengo sentado... en la boca del 

estómago. Maleta y Silba hacen mutis. 



ESCENA IV, 



D. Aquilino, después D. a Mariana. La escena oscura. 



D. Aquilino. 



D. a Mariana. 

D. Aquilino. 
D. a Mariana. 
D. Aquilino. 
D. a Mariana. 
D. Aquilino. 

D. a Mariana. 



Dicen que este viaje es malo... !Quiá! 
Nunca he sido tan feliz... Vaya! y como 
zumba el Océano! Yo no temo á los tempo- 
rales; para temporales los que sostuve con 
mi mujer, pausa. Imitemos á los serenos de 
mi patria: primero se sientan, Acompaña con la 
acción ei diálogo, luego se duermen... Padezco 
de pesadillas! siempre ella! ¡No me arañes... 
¡fea! 

Ni encuentro á mi niña ni hallo al granu- 
ja de mí esposo. 

¡Suelta eso... suelta eso! soñandc. 

Allí está un marino. Caballero oílcial? 

¡Al camarote los emigrantes! 

¿Ha visto Vd. á mi hija? 

¿Y quien es SU hija de Vd? Le acerca el farol 

al rostro. ¡Cielos, mi mujer! ¡Fuego á bordo!.. 
Ah pillo! te cogi!.. ¡Se tiró..! 



D. Aquilino se tira al mar de un salto. Telón rápido. 



FIN DEL CUADRO CUARTO, 



CUADRO QUINTO. 

LOS BARRENDEROS. 



Una calle de Buenos Aires.— A la derecha un edificio con 
letrero encima que diga Hotel de inmigración. 



ESCENA I, 



Maleta y Un Novillero. 



Maleta. 



Novillero. 

Maleta. 

Novillero. 

Maleta. 



Pues ná, lo que yo te digo 

es que esto se halla tan malo 

como nuestra Península, 

y no hay quien tenga ya un cuarto. 

Yo toreé tres corridas, 

novillas, pongo por caso, 

y en las tres me han puesto verde 

á pedrás y naranjazos. 

Si no saben distinguir! 

El público está viciado. 

Oye... ¿Y de aquí como estás? 

Haciendo ademan de beber. 

¿Se atiza bien? 

En mi cuarto. 
Desde que cogí una curda 
y me multó un guardia urbano, 
lo cual que no la pagué 



- 36 - 

porqué no tenia un cuarto, 
y me cargué cuatro horitas 
con la escoba toreando 
toiticas las inmundicias 
de los principales barrios, 

Haciendo ademan de barrer. 

yo aquí no pruebo una copa 
y si quiero me emborracho 
solo, con una botella 
pero muy bien encerrado, 
y si no, mira ese ejemplo. 

Novillero. ¿Quienes son? 

Maleta. Son los borrachos 

que el gobierno aquí castiga 
de este modo tan gimnástico. Mutis 



ESCENA II 



Coro de Barrenderos y Silba. Los barrenderos con gran- 
des escobas atraviesan la escena barriendo al compás de 
la música. 

Música. 

Somos barbianes 
pobres muchachos, 
somos borrachos 
de profesión 
que por curdelas 
nos fastidiamos 
y hoy empuñamos 
el escobón. 

Allá en España 
no es gran delito 
una jumera 
ú dos ó tres, 
y aquí se engañan 
si eso suponen 
pues me lo ponen 
pronto á barrer. 



- 37 - 



Silba . 

Pepito. 
Silba. 



Pepito. 

Silba. 

Pepito. 

Silba. 

Pepito. 
Silba. 



Pepito. 
Silba. 

Pepito. 
Silba. 
Pepito. 
Silba. 

Pepito. 



ESCENA III. 



Silba y Pepito. 



Sosteniéndose sobre la escoba 

A ver... ciudadano. ¿Me hace Vd. el fa- 
vor de decirme porque aquí no existe la 
libertad del amílico? 

Calle... es el có..mico de á bor...do; el de 
lape ..seta. Y está curda, 

No me contesta Vd... ciudadano... (Esta 
cara la conozco yo; como pueda le doy un 
sablazo.) Ciudadano .. yo soy una persona 
muy decente... pero perdí la voz... Y Vd. es 
español? 

No señor, yo soy argentino. . 

¿De cuando á acá? 

Desde que empuñó Vd. el sable: yo cam- 
bio de na...cionalidad muy fácil. ..mente... 

Yo soy una persona... muy dc.cente .. 
¿Me dá Vd. dos pesetitas? 

Gracias, estoy blindado. 

¡Ay que gracia! A este le han dicho aque- 
llos versos de El seno de la muerte: 
Ceñid el casco señor 
que los golpes menudean... 
Pues entonces me dará Vd. una pesetita, 

Tampoco. 

Yo so3^ una persona muy decente., vaya 
pues me dará Vd. dos realitos . 

¡Qué nó! 

Pues... un cigarrito .. 

Yo no fumo 

Tu no fumas! pues álos compatriotas que 
no fuman los trato 3^0 así! Toma paisano! 

Le dá un bofetón. 

¡Ay! ¡ay!.. Guardia! 



ESCENA IV, 



Dichos, Dos Guardias. 



Guardia 



¿Que ocurre? 



38 



Pepito. 

Silba. 



Guardia. 

Silba. 

Guardia. 

Silba. 



Este bo..,racho que rae ha con. ..firmado. 

Diga Vd. que no... ai guardia. Yo soy una... 
per...sona decente... ¿Tiene Vd. un ciga...- 
rrito? 

Vamos, venga Vd. . 

Que me va Vd. a dar... un cigarrito... 

Habrá que mandar á España á tanto va- 
go español. 

¿A España? Gracias, caballeros. ¡Veinti- 
cinco Comidas mas!.. Selollevan á empujones. 



ESCENA V, 



Pepito, D. Aquilino 



Pepito. 



D. Aquilino. 

Pepito. 

D. Aquilino. 



Pepito. 

D. Aquilino. 

Pepito. 

D. Aquilino. 
Pepito. 

D. Aquilino. 



Cui...dado si está bue ..na la re. ..pública 
del Sus. Yo ya he em... peñado elre...lój, 
la le. ..vita y no me he em.. .peñado yo... 
porque no me quie...ren en la a...gen...cia..! 
Calle, mi suegro! 

¡Hola pollo! 

Yo creí que se habia Vd. a...hogado. 

No, hijo; no ve Vd. que me tiré al mar 
huyendo de mi mujer. Si me hubiera caido 
en un siniestro, no me salvo, de fijo; pero 
como huia de mi esposa, me recogió un bu- 
que inglés. 

¿Un inglés? 

Si.. ¡Hasta en la soledad del Océano me 
persiguen los ingleses! 

(Que trágico está este buen señor) Y Vd. 
ha encontrado colocación? 
Si señor, estoy de mozo de billar. 

¡Que for..tuna! A. .quí no quie...ren gen- 
te de plu...ma. 

Aquí tenemos que variar de oficio todos 
los españoles si no queremos morirnos de 
hambre. Mire Vd., yo sé de un poeta que 
ha tenido necesidad de poner un puesto de 
buñuelos; de un abogado que vende babu- 
chas del moro, y de un peluquero que ha 
puesto una pastelería. Calcule Vd. ¡Todos 
los pasteles resultan con barba corrida! 

Cielos mi mujer .! Huye precipitadameute. 



- 39 - 



ESCENA VI 



Pepito. 

D. a Mariana. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 
Pepito. 



D. a Mariana. 

Pepito. 

Rosario. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 

D. a Mariana. 

Pepito. 



Pepito, D. a Mariana, Rosario. 

¿Que le habrá dado á este mozo de billar? 

Vamos, niña, á ver si encontramos á ese 
empresario .. 

¡Ayymi novio! Pepe?... 

Ro...sa..rito. 

¿Tú con esa ropa? 

Si, estoy de mu,..eamo en u.. na casa. 

¡Ay! que es eso? 

De cri...ado, mu . jer. Aquí álossir...- 
vientes le llaman mu..camos. 

Un criado!.. Vamos, niña. 

Don. ..de vives a. ..hora? a Rosario. 

Calle del Brasil, 1.189, duplicado; inte- 
rior, número 197. 

Es. ..pera que voy á to...mar un pía. ..no 
pa...rano per ..derme. 

Vamos, anda... 

Se ..ñora no tenga Vd. tan...ta pri ..sa... 
Si con. .siente Vd. que vuel.. va con Ro...- 
sarito le doy una no...ticia, 
¿Una noticia? 

Si... señora, de su es. ..poso. 
¿De mi padre! 

Si... señora, ¡que... vive! 

Ah! vive mimando! 

Si. . señora, está .. a... puntando. 

¡Cómo! Se ha metido á apuntador? 

No... señora, está de mo...zo en un billar. 

No ha muerto; Dios mio... Vamos, vamos 
á buscarle. 

Yo me... pego á es ..ta familia... Mutis. 



ESCENA VII. 



Dos españoles.— Varios emigrantes. 
Español 1.° Fijándose en el letrero. El hotel de inmigración... 



Español 2.° 
Español 1.° 
Español 2.° 



Español 1 ° 
Español 2.° 



- 40 - 

¿No ha estado usted aun en él? 
No señor. 

Es un hotel 
que me causa admiración. 
Aquí vienen los que valen, 
y va usté á ver una cosa 
admirable, portentosa. 
¿Sí? 

Como entran... como salen. 



Primero entran tres emigrantes muy irruesos, cargados de alforjas bien repletas. 
Después salen otros tres escesivame'nte delgados, y vestidos de igual manera. Loí 
Directores de escena cuidarán de la buena presentación de estos tipos. 



FIN DEL CUADRO QUINTO. 



CUADRO SEXTO. 



-=£*£»- 



♦«*««=- 



¡VIVA ESPAÑA! 



Decoración de calle. 



ESCENA I. 



Tres Comadres, Coro. 



Comadre l. £ 



Comadre 2. a 
Comadre 1. a 
Comadre 2. a 
Comadre 3. a 
Comadre 1. a 

Comadre 3 a 
Comadre 2. a 



Comadre 3 a 
Comadre 1. a 
Comadre 2. a 
Comadre 3. a 



Lo que yó te digo, Julia, ■ 
es que aquello está perdió 
y son mas los que se vuelven 
que los que aguantan el timo. 
Ayer regresó la Paca. 
¿Y trajo? 

Cinco chiquillos. 
¡Y solo ha estado dos años! 
¡Si será fecundo el piso! 
Buenos Aires está yá 
mas pobre que el municipio. 
¿Y tú que sabes? 

Lo sé 
porque me ha escrito mi primo, 
y está pasando mas hambre 

Y está mas arrepentio!... 

Y Juana la de los Pelos! 

Y Rita la del Carrillo! 
Ésa no se trajo ná. 
Pero lo hubiera traido 
si lo hubiese conservao 



Comadre 1. a 

Comadre 2. a 
Comadre 1. a 



- 41 — 

como su madr-w le dijo. 
No hay una tierra mejor 
que aquella donde nacimos. 
¿Te vas á poner romántica? 
Pues de veras te lo digo. 
¡Viva España como yo 
la he soñado y vo la admiro! 



Señaiando al furo. 



ESCRNA II. 



MUTACIÓN. 



LA APOTEOSIS 



La escena representa un solio donde resalta la figura de 
España, rodeada de las provincias mas castigadas por la 
emigración, que estarán representadas por figuras que ves- 
tirán los trages del pais Se verán por lo menos unidas en 
estrecho abrazo, Cataluña, Galicia, Andalucía y Valencia. 
España ostentará la bandera nacional. 



España. 

Maldita la emigración 
que mis hijos al robarme 
ha conseguido arrancarme 
pedazos del corazón. 
Una sola aspiración 
debe ser nuestro ideal: 
en abrazo fraternal 
veros unidos quisiera 
llevando como bandera 
la bandera nacional. 

La orquesta repite algunos compases 'le 1 i barcarola. 



FIN. 



íraítaiíamob á un oeGer d-e (¿latitud- si no 
confian abemos aquí que á las cuioaoob í iniciativa 
5-e ío-s- Cmpiesaiiob Síes, ^u^oí a JlXotaLe^ írtoy-o, y. 
x ío-s- desvelos- de- ios- aXistas que, con tanto amof fran 
zstuolaoo esta oGxlCla, ¿e- aeve jjtlnclp-aCmente- Ca favo.- 
Da&Ce acoaloa que, eí púfflico Le- f>a ol^pendaoo.